Aficionada de Tigres es condenada a 100 latigazos y siete años de prisión

Escrito en DEPORTES el

El trabajo soñado que consideró tener dentro del Comité Organizador del Mundial de Catar 2022, se volvió una loza y un dolor de cabeza para la mexicana Paola Schietekat, quien sufrió abuso sexual en ese país y, por denunciar, fue sentenciada a siete años de prisión y 100 latigazos.

La economista y antropóloga mexicana, que apoyó a los Tigres en el Mundial de Clubes el año pasado, sufrió el abuso de parte de un latino que vive en ese país, delito que quedó impune debido a las leyes de Catar.

“El 6 de junio de 2021 me encontraba trabajando en Catar como economista conductual en el Supreme Committee for Delivery and Legacy, entidad responsable de organizar el mundial de 2022. Esa noche, un conocido, que consideré amigo, de la comunidad latina en Doha se metió a mi departamento mientras yo dormía”, describió en el sitio web Julio Astillero.

“Después de un forcejeo breve, pues su fuerza sobrepasaba la mía, terminé en el piso. Horas después, me salieron moretones en todo el brazo izquierdo, el hombro y la espalda. Mantuve la cabeza fría: le avisé a mi mamá, a un colega del trabajo y documenté todo con fotos, para que mi memoria, en un intento de autoprotección, no minimizara los eventos o borrara por completo parte de ellos. Y denuncié”.

La denuncia la efectuó con las pruebas, un certificado médico y la compañía de Luis Ancona, Cónsul de México en Catar. Horas después de esto la citaron de nuevo en la estación de policía, donde se vio con su agresor.

Tras esto, su denuncia se invalidó debido a que el agresor puso como defensa que sostenían una relación de pareja, por lo que ella pasó a ser la acusada, debido a que en ese país las relaciones extramaritales son castigadas.

Schietekat logró salir de la nación catarí gracias a la ayuda del Supreme Committee y de Human Rights Watch. Tiempo después recibió el expediente donde sus cargos se mantenían vigentes y le impedían volver a dicho país.

“Sí, horrible la sentencia de los latigazos, pero más horrible saber que tu Embajada se sentaría a verlo sin hacer nada”, publicó en Twitter el 16 de febrero.

Paola exige justicia ante el agresor, el gobierno de Catar y la Embajada de México en dicho país, misma que mencionó no le brindó ayuda en esta situación.

“Mi mamá y yo nos sentimos completamente abandonadas por una Embajada cuyo cónsul contestaba “pues cierren bien la puerta” ante amenazas del agresor, una Embajada con una carga de trabajo de protección consular mínima, dados los pocos más de 600 mexicanos residiendo en Catar”, escribió.

 

Entre otros temas


Visita rentar quinta en monterrey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *