Columna – San Cadilla Norte

No se asusten, no se le ha caído ningún fichaje a Dulio Davino.

La idea del Club de Futbol Monterrey era hacer tres anuncios ayer por la tarde-noche.

Primero hicieron oficial a Rodolfo Pizarro, luego a Diana Paola Monroy, defensora central para Rayadas. El último sería Luis Romo, pero nos dieron las 10 y nada.

Le hablé a mi Judas BB para ver qué onda y me explicó: «Mira, no solemos hacer anuncios después de las 10, pero esperamos hacerlo hoy».

«¿Y eso? ¿qué pasó?», le pregunté de nuevo y fue cuando me soltó la sopa.

«Mira, como lo de Romo es un anuncio conjunto al estar lo de Charly, pues tendremos que esperar, algo hubo que Cruz Azul no lo iba a anunciar, así que nos tenemos que esperar, pero acá está todo listo, incluso para la presentación de medios», me informó el BB.

Y para no quedarme con la duda y sobre todo no dejarlos ustedes igual, le habló a mi Judas Azul.

«Así es, Sanca, nosotros fuimos los que no pudimos anunciar todavía a Charly, son detalles, pero aún no lo podemos hacer oficial.

«Es algo mínimo, un tema con el representante más que nada».

LOS TIEMPOS DE RAYADOS Y DE LAS CHIVAS

Y hablando de tiempos, cómo cambiaron los tiempos en el futbol mexicano, desde hace mucho, aunque muchos se ciegan.

Como les informé en la columna del 30 de noviembre, la directiva de Rayados vio la oportunidad de traer de regreso a Rodolfo Pizarro y los tiempos se dieron.

Finalmente tras largas negociaciones se resolvió el tema del sueldo y el jugador volvió feliz de la vida.

Monterrey debería decirlo para presumir una gran negociación, pero aquí no se hace así, a diferencia de la MLS, y el Inter de Miami sí lo informó: Pizarro viene a préstamo por un año con opción a compra.

Gracias a esto, Rayados tuvo gran exposición mediática y calmó las aguas en la mayoría de sus aficionados. Contrario a lo que le pasó a los Chillahermanos que se ilusionaron con Pizarro, Romo, Sebastián Córdova y Jürgen Damm y sólo les llevaron a Roberto Alvarado.

Y más se pusieron como Gonzalo cuando Amaury Vergara tuiteó: «Chivas es para todos los jugadores mexicanos, no todos los jugadores mexicanos son para Chivas».

Y sí, quedó claro, que no todos los jugadores mexicanos son para Chivas, de los que querían sus aficionados no llegó ninguno, porque cambiar al «Piojo» por Uriel Antuna suena a pan con lo mismo.

Me acuerdo cuando todos los jugadores mexicanos querían ser para Chivas. Inolvidable aquel Draft del verano de 1993 cuando se armaron las originales y únicas Súper Chivas.

En ese Tianguis de Piernas, como le decían entonces, el Guadalajara de Salvador Martínez Garza se gastó 17 millones 375 mil nuevos pesos, casi 6 millones de dólares. Compró todo lo que quiso, menos a Daniel Guzmán que se fue al Santos, pero lo pudo comprar al año siguiente.

En aquellos años, Rayados no compraba, vendía, y fue así que recibió 2 millones 600 mil nuevos pesos por Missael Espinoza y 3 millones 600 mil por Alberto «El Guamerú» García.

Chivas también le compró tres jugadores al León, pagando 2 millones 750 mil nuevos pesos por Carlos Turrubiates; 3 millones 550 mil por Alberto Coyote y 1 millón de nuevos pesos por Alfredo Murguía.

Completaron el carrito con José Manuel «Chepo» de la Torre, del Cruz Azul, por el que pagaron 2 millones 300 mil nuevos; por el guardameta Eduardo Fernández pagaron 1 millón 500 al Morelia y por Mauricio González dieron al Atlas sólo 75 mil.

Y así como aquella vez, luego vinieron al futbol regio por Jesús Arellano, Gustavo Nápoles y Marco Antonio «Chima» Ruiz. Era fácil llevárselos, no como en estos tiempos que nunca pudieron comprar a Javier Aquino y Jesús Dueñas.

CHAVOS Y NO TAN CHAVOS AL QUITE

Con medio equipo contagiado, ayer en el Estadio Universitario, la novedad fue ver a tanto chavo de la cantera entrando al quite.

Bueno hasta el jefe de prensa Alejandro «Rodillas de Acero» Garza se caló unos tachones para ver si le entraba al quite.

Miguel Herrera batalló para armar el equipo que jugará en Torreón, en caso de que las nuevas PCR reflejen que los contagiados bajaron en las últimas horas.

Hoy debe anunciarse que el juego se pospondrá y la fecha la determinarán Santos y Tigres y como hay buena relación entre ambas directivas, pues no habrá problema.

De Torreón, mi Judas Lagunero me soltó que cuando Pedro Caixinha se enteró de los contagiados en Tigres, sólo movió la cabeza en reflejo de molestia porque ya intuía que el «Piojo» no la brinca sin huarache y buscará que el juego se aplace, pero bueno, es legal y válido, aunque le cale.

En Tigres, sí hay preocupación, pero confían en posponer el juego, porque si no tendrán que usar a los Sub 20 y hasta algunos Sub 18 para completarse.

«Andan emocionados, se les nota que entrenar con el primer equipo, con Miguel Herrera, les cambia considerablemente la motivación y aunque es por una cuestión de emergencia, los chavos saben que oportunidades como ésta no se desaprovechan», soltó mi Judas.

Sea como sea, la bronca es que el «Piojo» ha entrenado con ellos, no se puede ensayar un once obviamente ni para el sábado que estaba programado el juego y muy difícilmente para el miércoles 12 que pinta será el juego.

COVID AGARRA PAREJO

Los contagios del Covid-19 siguen y siguen y en El Barrial no dejan de aparecer casos, aunque no todos se informan.

¿Porqué? Resulta que en Raya2 ya hubo algunos casos, pero estos son en algunos de chavos a prueba, pero ya hubo al menos tres contagiados más ahora en la filial en la Liga de Expansión.

Maldito bicho, ojalá esto pare ya y les sea leve a los contagiados de Raya2 que mañana debutan ya en el próximo torneo.

Por lo pronto los que hacen las pruebas tienen mucha chamba en El Barrial.

Espero que se cuide mucho mi Judas Barrialesco.

Entre otros temas


Visita rentar quinta en monterrey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *