Nuevo estadio de Tigres, la promesa de la modernidad

Una Copa del Mundo en el 2026 tiene a México contemplado por tercera ocasión como sede. En los años 1970 y 1986 el corazón del país era la Ciudad de México y el estadio Azteca era el coloso arquitectónico más importante del futbol. Cuarenta años después ¿Cómo encontrará la mirada internacional a las instalaciones de nuestro país?

La FIFA ya hizo las inspecciones de sedes en el estadio Akron, en el Azteca y en el BBVA de Monterrey, y este último tendrá una fuerte competencia en el 2025, año en el que se estima el estreno del nuevo ‘Volcán’.

Incluso, los propietarios de club Tigres y de su estadio, desean ser la casa de la Selección Mexicana, por lo cual depositan la inversión más alta que se ha hecho en la construcción de un inmueble de futbol en dos décadas. Se fijó unos 320 millones de dólares, considerando que más allá de su función deportiva sea punto de actividad económica, cerca de un centro de convenciones y comercial.

Supuestamente, los ingresos operativos de bienes raíces y fondos de inversión recaudarán recursos para el desarrollo. A Tigres le interesa aparecer en el mapa internacional, no sólo con participaciones en torneos internacionales, también siendo opción para partidos de la NFL o MLB.

marisol.rojas@eleconomista.mx

Entre otros temas


Visita rentar quinta en monterrey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *