San Cadilla Norte – 12 Abril 2021

UN CAOS

Sí, carajo, eso es lo que es Tigres actualmente, sobre todo luego de la motheriza que le puso el Ameee…

Un porcentaje de la afición no quiere ya a su técnico Ricardo Ferretti de Oliveira, recordando que siempre los que se manifiestan son los que protestan. Los que sí están a favor siempre callan.

No cabe duda que el equipo no funciona, que Ricardo tiene la responsabilidad como DT que es. Es su obligación hacer marchar este equipo, y si no ha funcionado hasta ahora es en gran parte porque el brasileño no le ha hallado el desperfecto. Es su culpa, sin duda. Su culpa.

En esta columna, ni en CANCHA, se protege ni se acusa a nadie con el hígado felino, por ser fan y aprovechar los medios. Son los hechos lo que deben acusar, y estos nos dicen que “TUCA” TIENE MUUUCHA CULPA de lo que pasa. Es el DT y el responsable del barco.

Pero como lo dije unas líneas arriba, aquí es parejo. ¿O vamos a omitir que el nivel de los jugadores, ahora sí que todos, unos más unos menos, anda espantoso?

Y comenzamos con André-pierre Christian Gignac. No acierta, no conduce, no dispara, no es asertivo, no gana un encare, no anda atinado, no es peligroso, no aporta y, aunque les moleste, no asusta a nadie en esta mala racha que trae.

Juega todo el tiempo afuera del área, aunque le pidan que se meta. Y cuando quiere encarar le quitan el balón como una paleta a un niño desamparado.

La media cancha no contiene nada, y vemos la irresponsabilidad de Rafael Carioca al hacerse expulsar. Eso ya te da de qué pensar, en serio.

¿Dónde está aquel Luis Quiñones que hacía 10 desbordes peligrosos por juego? Desapareció.

Carlos González ya brilla por su ausencia. Sí hace sacrificios, sí se mueve por todos lados, pero cuando tiene jugadas de gol, nunca las mete.

El equipo no crea peligro, es chato, nadie le teme ya, es predecible, y en eso, insisto -porque yo hablo de todos- tiene mucha culpa Ferretti de Oliveira.

Ya es hora de que le mueva, que meta a los que quieran jugar y aportar, a los que puedan crear peligro, y el primero que debe cuestionarse su titularidad es el francés. Tiene rato que no asusta a ningún defensa.

¿Que un porcentaje no quiere a Ricardo ya?, eso es muuuy cierto, mucho muy cierto, pero de eso a que sea el DT el culpable de todo y por ello deba de irse, pues eso ya dista mucho. Si se va, pues que le vaya bien (eso no me importa), pero no es la solución para que esto mejore.

Hasta un ciego ve que este equipo está pesado y viejo, que hay jugadores que ya no deben estar (problema de la directiva), otros que ya no deben ser titulares (culpa y responsabilidad del “Tuca”), y otros suplentes que podrían ser titulares (también decisiones del técnico que debe mejorar).

Como lo ven, todos tienen culpa… ¡pero nadie habla de los jugadores!

Yo hablo de todos. De Ricardo, a quien critico, y también de los jugadores.

LA INDISCIPLINA

Sí, la noticia la di, incluso antes que el propio Tigres, el viernes pasado.

Les informé que Francisco Venegas y Juan José Purata andaban en un antro clandestino en San Pedro a las 3:30 de la madrugada, cuando entrenaban ambos a las 9:00 de la mañana del viernes (o sea, unas horas después) y además estaban concentrados para la masacre del América.

Y la gente criticando que por qué no metían al pobrecito jugador, sin saber que sus indisciplinas son bien sabidas por el DT y todos sus compañeros.

Cuando le avisaron a los jugadores, por ahí de las 4 de la tarde del viernes, el que negaba los hechos era Purata, pidiendo pruebas, pero como su Sanca tenía la foto, pues terminó por aceptar que sí habían ido y que todo lo que conté era cierto.

Pero me llamó la atención algo que, tras aceptar los hechos, dijo el defensor: “Mmmh, ok, pero no somos los únicos (él y Venegas), hay más que también salen”, se lo dijo a la dirigencia felina.

¿Y saben qué?, tiene razón, no son los únicos. ¿o dónde andaban “El Diente” López y Carlos González -este último medio protegido del “Tuca”- un día antes de que le notificaran al uruguayo que no podría viajar a Qatar por tener Covid?… ¿Les digo dónde?, en el Bar “La Única”, de San Pedro. Era miércoles.

De hecho, ahí en el propio bar “El Diente” traía algo de malestar y le tuvieron que dar una pastilla. Al día siguiente salió positivo y se perdió la ida a Qatar. Por suerte Charli, que todo el día (y la noche) anduvo con él, salió negativo.

“N’hombre, y pronto te cuento más”, me dijeron dos personas, uno de “La Única”, donde andaban estos dos atacantes, y otro de “La Diana”, donde andaba Julián Quiñones, más los de “La Playita”, donde andaban Venegas y Purata, más a donde suele ir muy seguido Miguel Ortega, el portero suplente.

Y sé más. Tal vez Ricardo no sepa, pero ya es hora que ponga solución a las indisciplinas con alcohol, cigarro, mujeres y desveladas que tienen algunos de sus jugadores, sobre todo los de la banca.

PD: Parecen niños.

INDISCIPLINA PANDI

Las Rayadas salieron muy unidas, actuaron como un verdadero equipo, pero ¡para faltar a un entrenamiento y agarrar puente!

Héctor Becerra fue plantado el sábado en El Barrial, llegó y como John Travolta, volteó para todos lados y no había jugadoras para dirigir el entrenamiento.

En la Liga Femenil fue Fecha FIFA y en la programación del Club tenían que cerrar la semana entrenando el sábado y descansar domingo y lunes.

Fue aquí donde vino la petición de las jugadoras de que les dieran el sábado, pero se los negaron, y ellas como quiera se lo tomaron. Por eso vimos, por ejemplo, a Annia Mejía pasándola a todo dar en la playa desde el sabadito.

“No le avisaron a nadie, ni a Tito, ni a la directiva, todo fue un acuerdo entre ellas”, me informó mi Judas Femenil.

Como si se tratara de estudiantes que se ponen de acuerdo para faltar a clase o como cuando pasaban 10 minutos y el profe no llegaba y todos se ponían de acuerdo para irse. Lo lamentable es que no se trata de chavitas, se supone que son profesionales. Criticable su actitud. Muy criticable lo que hicieron las mujeres del Monterrey.

Y es que, me cuenta mi Judas, en el equipo están las que no quieren a Becerra y las que no quieren a Nico Martelotto, y ésta fue la oportunidad perfecta para darle un mensaje a ambos.

“Ya se le salió de control el equipo a Héctor Becerra, Sanca; algunas jugadoras ya no quieren que siga en el equipo”, me dijo mi comadrita.

“La cosa también vino de más arriba, porque Nico también tiene un rechazo de las jugadoras por ciertas decisiones que toma. Él también negó permisos en tanto descansos y por eso la inconformidad”, me reveló. Ahí toda la razón a Nico y a Tito. Ellos bien.

A ver cómo les va mañana que regresen a entrenar. Eso sí, el bronceado perfecto nadie se los quita.