San Cadilla Norte – 20 Abril 2021

¿40% AL CLÁSICO?

Aquí les va oootro adelanto de su Sanca. Otra vez adelantándome a lo que posiblemente (ojo, va en camino, pero no seguro aún) suceda.

Como que en Tigres ya se cansaron de perder en la cancha del Estadio Universitario y, al menos, ya no quieren hacerlo en las gradas con el ingreso de aficionados.

En esta temporada para eso sería lo único que les serviría jugar en casa, porque en el terreno son el peor local, como lo expone la portada de CANCHA.

Han sacado 7 méndigos puntos de locales; ni a Juárez ni Pachuca ni San Luis ni Necaxa ni Chivas les ha ido tan mal como a Tigres en su casa.

Y así recibirán el sábado a unos Rayados que si ya pudieron ganar en Toluca, por qué no ganar en San Nicolás.

Por ello la idea que traen es de pedir a la Secretaría de Salud estatal la autorización para aumentar el aforo del 20 al 40 por ciento, aprovechando que afortunadamente no se ha dado todavía el repunte en contagios de Covid-19.

Ayer se reportaron 45 contagios, la cifra más baja desde el 15 de mayo del 2020, cuando se registraron 41 casos. Aunque eso sí, la cifra de hospitalizados fue de 337 personas, 24 más que el domingo.

Esto, y el tratar de sacarle más lana al juego, es lo que anima a Tigres a pedir el aumento.

Y es que si recuerdan, la semana pasada les platiqué que en el juego contra América le perdieron, sobre todo porque apenas entraron 5 mil -de los 8 mil que tenían permitidos- pero la esperanza es que para el sábado, por ser Clásico, sí se complete el aforo.

Hasta ayer era una posibilidad, pero mi Judas Felino me dice que no están tan seguros de conseguirlo como sí lo estaban en la semana que se decidió la reapertura del Uni.

“Es más probable que les digan que no a que sí, contrario a cuando se aprobó el 20, que sí iban muy seguros”, me advirtió el Judas Felino.

Un punto que podrían usar es que ese día contra el América, todos se portaron bien, respetaron la sana distancia y siguieron los protocolos sanitarios, incluso los gritones.

LE DOLIÓ MÁS

En la columna de ayer les conté que el señor Jesús Alberto Dueñas Manzo no fue a la Ciudad de México porque dijo: “Me duele, me duele”, y le creyeron.

Y ayer, oooh sorpresa, que el Club Tigres anunció que el canterano será operado de una inestabilidad en el tobillo izquierdo.

Pues resulta, me cuenta mi Judas Felino, que “El Pollo” ya traía el dolor desde hace varios partidos, pero como no dejaba de jugar, pues todo quedaba ahí, en dolor.

Y ahora coincide que porque iba a ser banca ya le dolió más, no viajó contra Pumas y ahora será operado.

Por fortuna para el jugador, la intervención quirúrgica no es grave, no es de ésas que te dejan fuera mucho tiempo.

Ante esto, Aldo Cruz seguirá sumando minutos como lateral izquierdo, y todo indica que Javier Aquino por derecha, porque “El Chaka” Rodríguez tuvo trote de rehabilitación y terapia.

SE APOYA EN DESIRÉE

Las Rayadas jugaron después de entrenar poco tras su castigo por faltar todas a entrenar y apenas empataron 1-1 con el América, pero a pesar de eso ya están clasificadas a la Liguilla y tratarán de hacerlo en la mejor posición posible cuando enfrenten a Chivas y Atlas en el cierre del torneo.

Ya “Tito” Becerra dio carpetazo al tema de la indisciplina y ayer dejó ver a quién de las líderes del equipo le hace caso.

Al final del primer tiempo, Becerra ya había enviado a todas a calentar, pero nomás se quedó una con él: Desirée Monsiváis.

Y juntos estuvieron dialogando por varios minutos sobre lo que sucedía en la cancha. Los dos hicieron muchos señalamientos hacia lo que pasaba en el terreno de juego.

Y ya para el segundo tiempo fue cuando el DT de Rayadas, en sus primeros cambios, envió a la cancha a “La Matadora” y Annia Mejía.

En más de una ocasión la también conocida como “La Arquitecta del gol” ha manifestado su deseo de dirigir a las Rayadas y por lo pronto ya le pega a la auxiliar.

LOS ENFERMOS

No tengo ninguna duda de que a un sector de la afición, poco, si tú quieres, no es que le guste el futbol ni su equipo, sino que van a hacer su desmadre.

De eso vive ese porcentaje, así crecieron, vieron violencia en su casa, en su barrio, en su ambiente, que piensan que pelear, agredir y violentar físicamente a quien no le vaya a su equipo, es un trofeo para su zángana vida.

Sucedió en la CDMX, y por suerte no pasó a mayores.

El sábado se enfrentaron mi Ameee y el Azul, en el Azteca, y menos no se podría esperar -insisto- de los enfermos, fanáticos y záaanganos delincuentes que se meten a las barras.

A las irresponsables reuniones que protagonizaron los aficionados de Pumas previo a la Semifinal y Final del torneo pasado, justo cuando apenas mejoraba la situación en la Capital allá por noviembre, les han seguido varias como las del sábado, en las que seguidores de Cruz Azul y América se pararon afuera de los respectivos hoteles de concentración, muchos sin respetar los protocolos sanitarios, para gritarle a sus ídolos.

Me contó mi Judas Ameee que en el hotel de su equipo vieron a unos barristas suyos ávidos de madrazos; algunos ya querían ir a golpear a cuanto Celeste les pusieran enfrente.

Resulta que un pequeño grupo del “Ritual del Kaoz” andaba convenciendo al resto de ir a buscar a los de “La Sangre” (de la Máquina), ya sea al hotel de concentración o al Estadio Azteca, luego de enterarse de que el apoyo Cementero fue mayor que el de ellos.

(Háganme ustedes el favor: te voy a medio matar a golpes… ¡nomás porque tu tribu de changos hizo más ruido que la mía!).

Todavía ni salían los futbolistas rumbo al Coloso de Santa Úrsula y una bola, que ya andaba muy alterada por el alcohol que se consumió en la vía pública y por las drogas que traían en su cuerpo, ya quería ir a repartir golpes previo al Clásico Joven.

Afortunadamente, en medio de esa tribu existen quienes no son así y los mandaron al demonio a los rijosos.

Haya o no haya pandemia, crisis, desempleo, negro y patético futuro con el Presidente de los mexicanos (mío no es), para la mayoría de los barristas (no todos) su pasión no es su equipo, sino ver cómo agrede al rival.

PD: “Eeeh, carnaal, un peso que te sobre pa’l boleto, no me dejes en la Bancomer”.